domingo, 15 de agosto de 2010

Casa Santoña, pedazo de anchoas...


Antes de nada pido disculpas por la promesa no cumplida de algo más de regularidad, pero encontrar una conexión decente este verano se ha convertido hasta el momento en una misión imposible.

Como he visto en la web que la cosa no anda muy movida, quizás disminuye el sentimiento de culpa; no obstante, lo prometido es deuda y aquí les dejo con el post escrito en su día sobre unas maravillosas anchoas...

Y es que si les digo que voy a comer a un restaurante que se llama Casa Santoña y por un casual no lo conocen, tal vez sí imaginarán Uds. lo que voy a comer.

Efectivamente, anchoas.

Y de las mejores, y es que esta casa de Los Molinos, en plena Sierra de Madrid, lleva ya muchos años comprando anchoa de calidad para preparar la semiconserva con las propias manos del personal. La excelencia de lo que venden les ha permitido, no solo distribuir sus productos en hostelería y tiendas especializadas (aparte de venderlos directamente), sino montar una pequeña cadena de despachos, bares y restaurantes en varios enclaves de la Comunidad Madrileña.

El caso es que gracias a mi amigo Pedro, el verano pasado tuve la oportunidad de conocer la calidad de estos deliciosos pescaditos y desde entonces me propuse conocer el restaurante que tienen a una media hora escasa de Villalba, pero no pudo ser hasta hace unas semanas, en que nos lanzamos.

Hecha la reserva (recomendable, porque el sitio se llena) en un domingo caluroso, a la espera de los últimos rezagados, todo invitaba a tomarnos unas cañas, como no, con anchoas. Cuando las pides, normalmente, te dan a elegir entre las grandes y las extra. La diferencia yo la veo más bien en el tamaño, porque la calidad es excelente en ambos casos. Lomos amplios, carnosos, con el punto justo de sal y ni una sola espina.

Aunque las conservan en un aceite de girasol neutro- buena idea- para no matar el sabor del pescado tras una larga maceración con el potente oliva, a la hora de servirlas siempre las cubren de un chorrito de aceite de oliva virgen que le va de miedo. Con esas cañitas tan frescas y bien tiradas creo que podía haberme pasado todo el almuerzo a base de cañas y anchoas...

Pero había mas gente en el grupo y no me dejaron, así que nos fuimos a la mesa que teníamos preparada en la terraza interior. Bastante agradable, por cierto.

Mientras nos decidíamos creo recordar que nos pusieron una especie de mojo tipo salmorejo con un montón de tipos de pan. Sorprende la carta por su amplitud. Tremenda lista de entrantes, varios pescados y una lista de carnes digna de uno de estos argentinos que se vienen estilando por aquí desde hace unos años, y ello por no hablar de la cantidad de postres caseros.

Aparte de más anchoas (como no), pedimos algo de mojama con almendras, correcta, simplemente y unos lomos de sardinas marinadas con un mojo de ajo.

Estaban buenas y, sobre todo, muy bien limpias, pero frente a las anchoas se quedaban un poco pobres. Imagino que por eso lo de añadirle una salsa tan fuerte.

Seguimos con una potente parrillada de verduras y dos fuentes de carne a cascoporro, vacío y entraña de los que no nos comimos ni la mitad. Era demasiado. Muy bien la entraña, el vacío algo duro (¿o era al reves?), sólo estoy seguro de que en una había que afilarse los piños antes de morder).

Se enfrentó a los postres quien pudo y de vino poco porque comimos con cerveza, agua y refrescos. Ni el ambiente, ni el personal (nosotros, me refiero), ni la clásica carta de supertintos, invitaban a aventuras. Creo que no pasó la cosa de los veinticinco euros.

Y la conclusión, pues que estaría muy bien si no fuera por el precedente de calidad que sientan las anchoas, y que hace que lo demás quede un poco en el olvido. Decir que además de estar de escándalo, los pececillos tienen un precio muy comedido (yo compré un tupper, creo que de 150 g por unos 15 euros). Y salvo que un servidor ande cerca, lo normal es que dispongan de existencias para llevarnos después de comer.

Lo dicho, la próxima vez no me sacan de la barra, con esas cañas recién tiradas, ni con agua caliente.

16 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SIBARITASTUR dijo...

Nunca les he pillado el punto, normalmente las de lata aunque sean de las caras son muy saladas.
Que tal la experiencia en el Corral?

Mariano dijo...

Hola Jorge. La diferencia entre estas anchoas y las de lata es, más o menos, como la que hay entre el atun casero y el de lata...

Del corral ya hablaremos, bien en general, pero un poco de todo... quizás demasiadas expectativas.

Guisaillo Papa dijo...

¡Oh, Dios mío! Has dado con una de mis grandes debilidades.

Una BUENA anchoa es uno de los mejores bocados que uno puede echarse a la boca.

La verdad es que es un alimento curioso, porque cuando eres joven no lo aprecias, incluso te dan cierta grima. Además una anchoa mala suele ser desagradable, con tanto "pelo" y tan salada...

Pero una anchoa extra doble cero, limpiada a mano... Dios mío que maravilla.

No sé a qué os referís concretamente cuando decías "de lata", pero un amigo mío las comercializa y son un escándalo. Claro, 75€ la lata (que no es lata, es una especie de plástico duro) con 50 anchoas dentro... Pero merece la pena.

Y estoy contigo, da igual cómo fuera la carne, yo me habría quedado con cervecitas y anchoas. ¿Para qué más?

¡Un saludo y gracias!
Carrascal Bollo

SIBARITASTUR dijo...

Mariano, no he probado las anchoas mas que de lata, y algunas a precio astronómico para masticar sal con sabor a pescado.
A ver cuando tengo la oportunidad de probarlas así.
ya contarás lo del corral

Mariano dijo...

Hola Carrascal,

Pues lo mejor de este sitio es que encima la RCP es inmejorable (Tarrina de anchoa normal de 50 lomos, 15 euros...). El único problema es que queda un poco a desmano...

Saludos!

Guisaillo Papa dijo...

Ummm, casi acabo de desayunar pero es volver a pensar en anchoas.... y se me va la cabeza, jaja.

Y sobre pillarme lejos, pues bastante, a unos 600 Kilómetros, jeje, así que me parece que tendrá que ser en otra ocasión...
Pero desde luego, a ese precio casi me planteo coger el coche, atravesar Despeñaperros y plantarme allí para comprarme varias tarrinas...

¡Un saludo!
Carrascal Bollo

Anónimo dijo...

Sibaritastur,
Si has probado distintas marcas de anchoas de calidad y te siguen pareciendo saladas, prueba a pasarlas un poco por el grifo para quitar el exceso de sal. Después las cubres de aceite de oliva y las dejas 24 horas.

Enrique dijo...

Y si le añadimos un poco de Tabasco? Nueva york, Estambul, Kenia! pedazo de promoción de Tabasco que he encontrado en Internet, un viaje o 300 euros con sólo enviar la etiqueta de una botella de Tabasco.

http://www.facebook.com/pages/TABASCOR-ESPANA/129176293788382?v=app_4949752878&ref=ts

Antonio Lopez dijo...

expectante me tienes con lo del corral
ando un poco liado y desconectado, no sabia que habias ido
quizas no sea la mejor epoca, maldito verano, para ir a disfrutar al corral....

Antonio Lopez dijo...

por cierto, pocas veces comi anchoas de verdad, pero he de decir que es algo sublime
hasta que no las pruebas no sabes lo que es una anchoa
a mi me pasaba como a sibarita pero me tropece con alguna joya que me hizo cambiar de opinion

Mariano dijo...

Hola Antonio,

No quiero adelantar acontecimientos. Pero en cualquier caso esto de las grandes expectativas es un problema...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Como buena aficionada a las mejores anchoas de Santoña que soy os recomiendo probar las anchoas de www.alimentacionselecta.com están impresionantes y además muy bien de precio. Solo las venden a través de la web, por eso el precio dicen que es tan atractivo en comparación a otras. Saludos María José (Valencia).

Anónimo dijo...

Estimados amigos de las Anchoas de Santoña, si realmente queréis probar unas exquisitas Anchoas de Santoña Santoña, os recomiendo probar las de www.alimentacionselecta.com las envían recién elaboradas, solo las venden por internet, con lo que su precio está muy bien en relación a su calidad, y sólo elaboran bajo pedido y su atención es exquisita por teléfono (649 679 719 - Rosa) o por email. A ver qué os parece?. Gracias y saludos desde Vigo de Juan Celiño.

Anónimo dijo...

Mi familia y yo somos grandes consumidores de anchoas y las que más nos gustan son la Serie Oro de Conservas Hoya, de Santoña. Un saludo

Galicia entre copas, SEGUNDA EDICIÓN

Puedes comprarlo on-line en...

Visitas

Seguidores