martes, 29 de septiembre de 2009

La evolucion del albariño: vertical de Dorado

Son muchas las voces que en los últimos años hablan de la capacidad de evolución en el tiempo de la variedad albariño, y ello en contra del criterio de grandes elaboradores que para vender mucho y ya, fabrican vinos suavizados, levadurizados (si se me permite el palabro) y corregidos de acidez, que en su primer año están melosos, agradables y muy frutales, pero con poco que decir acerca de dónde vienen y, desde luego, totalmente caidos en su segundo año.

Y qué mejor manera de constatar las posibilidades de evolución de un vino que una cata vertical, sólo nos faltaba elegirlo. Necesitábamos uno auténtico, varietal, con añadas anteriores accesibles (lógicamente) y que estuviera dentro de los parámetros de precio de esta plataforma. El elegido fue portugués, y uno de los mejores albariños que conozco en relación calidad precio (7-9 euros), el Dorado Superior que Marcial Dorado elabora como Vinho Verde en la subzona de Monçâo, y del cual mis amigos del Bagos pudieron obtener las añadas 2001, 2002 y 2003.



Con todos en copa y tras algunas dudas sobre con cuál empezar, comenzamos con el más joven, permitiendo así que los más longevos tuvieran tiempo para abrirse.

Empezó Dorado 03 mostrándonos un amarillo oro claro algo mate y una extraña nariz, nada discreta, algo deslavazada que por un lado daba manzana y pomelo rosa, y por otro hierbas y mieles con algo de gasolina. En boca algo cálido y denso. Acidez presente aunque algo caida. Bastante evolucionado en conjunto.

Tras probar los siguientes estaba claro que este vino fue una víctima de su terrible añada de insoportable calor que dio pocos vinos aceptables.

Seguimos con el 2002, con un atractivo amarillo verdoso y una nariz que tarda en darse a conocer, mostrando un sutil romero, mieles y un potente fondo mineral. En reposo van apareciendo más notas herbáceas y de hidrocarburos. En boca es muy cítrico, algo untuoso pero agil y con una acidez mucho más juvenil de lo ,esperado. Deja a su paso recuerdos de piel de naranja y aceitunas con hueso. Un excelente blanco con capacidad para seguir mejorando.

Rematamos con Dorado 2001, muy similar al anterior en su aspecto visual, pero mucho más cerrado en nariz. Poco a poco van asomando aromas de frutas de hueso, cítricos y mieles. Predominan después los segundos con recuerdos de gominolas de limón y hierba fresca. El fondo mineral es algo más sutil que en la añada anterior y se impone el queroseno. Muy complejo.

En boca es lento y graso, pero cerrando con una buenísima acidez. Todo se corresponde con la fase aromática, pero con más opulencia. Va dejando recuerdos de salmuera y tiempo para pensar. Largo y, de nuevo, ciertamente complejo. Vinazo. Me gustaría probarlo dentro de un año.



Se percibe una evolución mucho más lineal en relación al 2002, pero aquí todo está más integrado. Y es que la primera conclusión que sacamos con esta cata es el desastre generalizado que supuso la calurosísima añada 2003. Por eso hubiera estado bien disponer de un 2004 y comprobar que, en mayor o menor medida, la mencionada linealidad volvía a su cauce normal.

La segunda conclusión es que no cabe duda que la albariño es una variedad perfectamente capaz de evolucionar y de mejorar con los años (independientemente de maderas o no maderas), dando vinos mucho más complejos y, sobre todo singulares, sin que por ello surja la necesidad de verse comparada con otras variedades como la riesling, con unas características que, a mi juicio la hacen muy distinta, por más que puedan compartir alguna nota evolutiva común.

Además, me atrevo a afirmar rotundamente lo anterior desde que, la semana pasada (y gracias, de nuevo, a Rodri) tuve la ocasión de catar un albariño artesanal con nada menos que 32 años, un cóctel de sensaciones brutal y muy difícil de describir, nada que ver con algo probado anteriormente (si acaso algún cognac) pero que además seguía manteniendo una tremenda y casi numantina acidez.

En fin, que, salvo que los fabricantes de refrescos se empeñen en otra cosa, y si tenemos algo de paciencia, hay albariño para rato.

6 comentarios:

Jose luis Louzan dijo...

La pena es que los fabricantes si se empeñan en seguir "tapando" esta otra cara del Albariño en beneficio (nunca mejor dicho) de una superproducción anual y de promover entre el público la falsa creencia de que un buen albariño merma a partir del primer año, algo que es rotúndamente falso, como tu y yo pudimos comprobar en ese sábado legendario...

Aquel albariño, casí tan viejo como yo, conservaba una acidez extraordinaria, pero aumentada por la calidad de un brebaje soberbio, denso y difícil, vale, pero tan lleno de matices que al final del dia, cuando volvía a casa, aun perduraban en mi boca esas extrañas sensaciones que nos dejo esa muestra de terruño y uva puros, sin aditivos...

Lo dije un día pero cada cata que se produce, como esta que comentas hoy, me confirma en mi creencia de que el auténtico albariño no lo conocemos aún y solo nos lo dará el tiempo y el fin de una viticultura agresiva y desnaturalizada...

Ala, ya termine con el mitin jejeje. Gran albariño el Dorado por cierto... como otros del país vecino (aunque ademas mas económico)

Mariano dijo...

Qué más puedo añadir?

Pues que habrá que ver lo que dan de sí con el tiempo los grandes proyectos de albariño de verdad en Rias Baixas, hablo de Tricó, Leirana y Goliardo Telleira/Muti, Eidos de Padriñan, Ferreiro...

Augus dijo...

No se mucho de vinos portugueses, pero parece interesante. ¿Lleva algo de barrica?

Saludos y felicidades por el blog

Mariano dijo...

Bienvenido Augus. Hasta donde yo se, creo que no tiene nada de madera.

Saludos

Manuel Camblor dijo...

Excelente recuento, Mariano.

Lo que dices de la linearidad en la evolución es muy acertado. Llevo ya buen tiempo "adicto" tanto al Dorado Superior como al Auratus de Dorado y he podido observar, probando añadas a través, del tiempo, que hay muy buena consistencia en cuanto a la manera de evolucionar, si bien las características particulares de cada añada se manifiestan acelerando, retardando o sencillamente enfatizando algunos aspectos.

El 2003, dicho sea de paso, ha sido así desde que salió al mercado. Los arqueólogos de la internet del vino podrían encontrar notas de cata mías sobre este vino de hace unos años, pero en realidad no recuerdo en que foro puedo haberlas publicado, si en español o en inglés...

Bueno, dejemos los comentarios de esa noticia de Europa Press sobre Marcial Dorado y sus negocios para La otra botella, que se ha vuelto el foro de los escándalos últimamente,,, :-)

M.

Mariano dijo...

Hola Manuel,

Todo un honor tenerte por aquí, y me encantaría encontrar esa cata tuya sobre el 2003.

Sobre los supuestos "otros negocios" de Marcial Dorado, yo prefiero ser precavido, pues no ha sido juzgado ni condenado. Círculos cercanos a él dicen que hay poco de verdad en las acusaciones... el tiempo dirá.

Y efectivamente, te veo dentro de poco hablando de Paris Hilton o algo así, je je.

Saludos,

Galicia entre copas, SEGUNDA EDICIÓN

Puedes comprarlo on-line en...

Visitas

Seguidores