martes, 28 de abril de 2015

Premios Magnum 2015

 
Ayer, en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela, se celebró la entrega de los Premios Magnum 2015 que convoca el Instituto Galego do Viño.
No pude asistir, y lo lamentaré siempre.


Se reconoció al excepcional O Esteiro 2013, que elabora Xurxo Alba, como el Mejor Vino Revelación, a As Caborcas 2012 como Mejor Vino de Galicia, y desde mi punto de vista muy merecido. Creo que es el tinto que ha dado el puñetazo encima de la mesa para hablar de la promesa que es Valdeorras si se busca la calidad. Como Mejor Sumiller se reconoce la labor de Esther Daporta, sin duda merecida, alegra ver a mujeres brillar en este mundo de hombres, y más si destacan pese a la sombra que arroja una estrella como Yayo.

Me emociona especialmente el premio “Vinolvidable”, que destaca una vida dedicada al vino y que ayer se entregó a Miguel Anxo Besada. Miguel, a secas o el de la Curva, que le llamamos los amigos, ahora también de Casa Aurora. Es difícil separar en Miguel a la persona del profesional porque su humanidad inmensa lo impregna todo. No conozco a nadie que tenga algo malo que decir de Miguel, pese a ser este un mundo de envidias, porque sencillamente no es posible. Cuando estás con él vino, placer, alegría, se tornan uno, y es que en su compañía uno nunca quiere estar en otra parte. Miguel es todo lo bueno del vino, que es mucho.

Y, finalmente, el jurado decidió entregar el premio a la Mejor Divulgación del Vino Gallego a quien suscribe. Algunos años nominado, y superado dignamente por otros que lo merecían más que yo, me hacían seguir disfrutando de ese discreto segundo plano en el que me suelo sentir más cómodo. Este año me ha tocado, pero no he llegado hasta aquí solo. Por eso este reconocimiento, en primer lugar, me hace pensar en humildad y respeto por los demás nominados. Algunos de ellos llevan unos cuantos años más que yo en esta labor que yo considero placer y obligación, y precisamente fue uno de ellos, mi buen amigo José Luis Louzán, quien inspiró el comienzo de todo esto.

Me hace pensar en responsabilidad, en seguir hablando con independencia, en no dormir en los laureles y en seguir disfrutando, porque cuando la ilusión se transforme en otra cosa, todo habrá terminado.

Y sobre todo me hace pensar en agradecimiento, a muchas personas sin las que jamás habría llegado hasta aquí. Ellos saben quiénes son, y muy especialmente María. A ellos se han añadido las personas que hicieron posible Galicia entre copas, el final de algunas cosas y tal vez el comienzo de otras, Laura, Paula, Anabel… Hércules, que confiaron en mí, y, muy especialmente todos esos viticultores honestos que han vuelto a unir al hombre y la tierra, artistas de lo necesario y fundamento de todas las palabras escritas y las que nos quedan por escribir, porque sin ellos y su trabajo nada tendrá sentido.

Solo lamento (aparte de no haber podido estar allí) que no haya otros premios que reconozcan el trabajo del Instituto Galego do Viño y Xoan Cannas porque estas cosas animan, y mucho, a seguir haciendo las cosas con honestidad.


#galiciamola

 

Galicia entre copas: Puntos de venta

Puedes comprarlo on-line en...

Visitas

Seguidores